Cómo reclamar una tarjeta de crédito con intereses abusivos

Cómo reclamar una tarjeta de crédito con intereses abusivos

Las tarjetas de crédito son un medio de pago cómodo y fácil de usar, pero también pueden convertirse en una trampa financiera si no se utilizan de forma responsable. Uno de los mayores riesgos al usar una tarjeta de crédito es que el titular no pueda pagar a tiempo y se le apliquen intereses de demora abusivos. Si te encuentras en esta situación, tienes derecho a reclamar y a recuperar lo que te corresponde. A continuación, te brindamos una guía detallada de cómo hacerlo.

¿Qué son los intereses de demora y cuándo son abusivos?

Antes de profundizar sobre cómo reclamar, es importante entender qué son los intereses de demora. En términos simples, los intereses de demora se aplican a las cantidades pendientes de pago después de la fecha de vencimiento. Estos intereses, por lo general, suelen ser más altos que los intereses ordinarios o pactados.

En España, los intereses de demora se regulan en el artículo 20 de la Ley de Contratos de Crédito al Consumo (LCCC) y, en general, están limitados a tres veces el interés legal del dinero. Sin embargo, estos límites no siempre se respetan y cuando se exceden, se consideran intereses de demora abusivos.

Cómo reclamar estos intereses

Ahora bien, si has recibido cargos por intereses de demora que consideras abusivos, estos son los pasos que debes seguir para reclamar:

1. Reúne toda la información relevante

Lo primero que debes hacer es recopilar toda la información relevante sobre la tarjeta, incluyendo el contrato, los extractos de cuenta con los cargos de intereses de demora, cualquier carta de notificación que hayas recibido, etc. Es importante que revises la información cuidadosamente para asegurarte de que estás en lo correcto al realizar la reclamación.

2. Contacta al emisor de la tarjeta

Antes de tomar medidas legales, siempre es recomendable intentar resolver el asunto directamente con el emisor de la tarjeta. Envía una carta por correo certificado explicando tu reclamo y adjunta los documentos que has reunido. Espera un plazo de 15 días para recibir una respuesta. Si no recibes respuesta alguna, o si la respuesta no es satisfactoria, continúa con la reclamación siguiendo los siguientes pasos.

3. Contacta a una organización de consumidores o a un abogado especializado

Si no has tenido éxito en tu comunicación con el emisor de la tarjeta, es muy probable que necesites ayuda de un experto. Puedes buscar el consejo legal de un abogado especializado en derecho bancario o contactar a una organización de consumidores que te ayude en a asesorarte en el proceso.

Por ejemplo, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) de España ofrece este tipo de asistencia a sus miembros. Estas organizaciones pueden ayudarte en la elaboración de la reclamación y en la presentación de la misma a la entidad financiera.

4. Presenta una reclamación formal

La reclamación formal es el documento que presenta al emisor de la tarjeta un listado detallado de las razones por las que crees que los cargos por intereses de demora son abusivos y por tanto, no deben cobrarse. Además, debe adjuntarse toda la información correspondiente. En este proceso, es fundamental que se especifique la cancelación de los intereses de demora abusivos y que se tenga un plazo de 15 días para la respuesta.

5. Acude a la justicia si es necesario

Si el emisor de la tarjeta no responde a la reclamación formal o no acepta las razones de la reclamación, será necesario acudir a la justicia. El primer paso es presentar una demanda en el juzgado competente de tu localidad. Es importante contar con la asesoría de un abogado especializado para hacer los trámites de manera correcta.

Ejemplos prácticos

Veamos dos casos prácticos que nos ayudarán a comprender mejor todo el proceso.

Caso 1: Laura recibió una factura de su tarjeta de crédito con un cargo de intereses de demora del 20%, cuando en su contrato se indicaba que el cargo sería del 5%. Laura envió una carta al emisor de la tarjeta explicando que esto estaba fuera de lugar y solicitando una corrección. El emisor de la tarjeta no respondió a su carta, por lo que Laura contactó a una organización de consumidores. La organización le ayudó a presentar una reclamación formal. Tras el proceso de reclamación, el emisor de la tarjeta eliminó los intereses de demora abusivos y devolvió el dinero que Laura tenía que haber pagado.

Caso 2: Pedro tiene una tarjeta de crédito con un límite de crédito de 5,000€. Realizó una compra por valor de 3,000€ y realizó un pago de 2,500€. Como no pudo pagar el resto de la cuenta a tiempo, se le cobró un interés de demora del 25%. Pedro hizo una reclamación formal solicitando una revisión del interés de demora. El emisor de la tarjeta se negó a hacer la devolución solicitada, por lo que Pedro tuvo que recurrir a los tribunales. La sentencia fue a favor del cliente, por lo que el emisor de la tarjeta tuvo que devolver el dinero de los intereses de demora abusivos.

En conclusión, cuando se trata de reclamar una tarjeta de crédito con intereses de demora abusivos, el proceso puede ser tedioso, pero es posible con la documentación y la asesoría adecuadas. Es recomendable buscar la ayuda de un experto, presentar una reclamación formal y, si es necesario, presentar una demanda en los tribunales. Con un poco de perseverancia, es posible recuperar el dinero que te corresponde.

Fuente: https://www.4revolving.es/