Cómo reclamar una tarjeta revolving

Cómo reclamar una tarjeta revolving

Las tarjetas revolving son un tipo de tarjeta de crédito que ofrecen al usuario la posibilidad de fraccionar el pago de sus compras en cuotas mensuales fijas. Sin embargo, en muchos casos estas tarjetas se convierten en un problema para los usuarios, ya que las cuotas suelen incluir intereses muy elevados que pueden terminar aumentando significativamente la deuda contraída.

En este artículo, te explicaremos cómo reclamar una tarjeta revolving y qué pasos debes seguir para obtener una solución satisfactoria.

¿Qué es una tarjeta revolving?

Antes de entrar en materia, es importante aclarar qué es una tarjeta revolving. Como hemos mencionado, se trata de una tarjeta de crédito que permite a los usuarios fraccionar el pago de sus compras en cuotas mensuales fijas. A diferencia de las tarjetas de crédito convencionales, las cuotas que se pagan incluyen unos intereses muy elevados, que pueden oscilar entre el 20% y el 30%.

En teoría, este tipo de tarjeta puede parecer una forma cómoda de financiación, ya que permite pagar las compras a plazos con una cuota fija mensual. Sin embargo, en muchos casos los usuarios terminan pagando mucho más de lo que deberían, ya que los intereses adicionales que se aplican hacen que la deuda se incremente considerablemente.

¿Por qué reclamar una tarjeta revolving?

Reclamar una tarjeta revolving es fundamental si consideramos que, en muchos casos, los contratos que se firman con las entidades financieras son confusos e incompletos, por lo que los usuarios no tienen información suficiente sobre los intereses que se van a aplicar ni sobre las consecuencias de no pagar la deuda en tiempo y forma.

Además, hemos de tener en cuenta que el Tribunal Supremo español ha declarado en varias sentencias que los intereses que se aplican en las tarjetas revolving son abusivos, ya que superan con creces los límites establecidos por la ley. Por esta razón, es posible reclamar la nulidad de estos contratos y solicitar la devolución de los intereses que se hayan pagado de más.

Pasos para reclamar una tarjeta revolving

A continuación, explicamos los pasos que debes seguir para reclamar una tarjeta revolving:

1. Recopilar toda la información: Antes de comenzar a reclamar, es importante tener toda la información relativa al contrato de la tarjeta revolving, como el importe de la deuda, los plazos y los intereses que se han aplicado. Si no dispones de esta información, puedes solicitarla a la entidad financiera.

2. Contactar con la entidad financiera: Lo siguiente es ponerte en contacto con la entidad financiera y solicitar la nulidad del contrato. Es importante realizar esta solicitud por escrito, para que quede constancia de la misma.

3. Esperar la respuesta de la entidad financiera: La entidad financiera tiene un plazo de 2 meses para responder a tu solicitud. Si no recibes respuesta en este plazo, puedes acudir al Servicio de Atención al Cliente.

4. Reclamar ante el Banco de España: Si la entidad financiera no responde o no estás satisfecho con su respuesta, puedes reclamar ante el Banco de España. Para ello, es necesario presentar una hoja de reclamaciones en la que se detallen los hechos y las pretensiones.

5. Acudir a los tribunales: Si, tras estas gestiones, no se ha conseguido una solución satisfactoria, es posible acudir a los tribunales y presentar una demanda judicial.

Ejemplos de casos prácticos

Para comprender mejor cómo reclamar una tarjeta revolving, a continuación, vamos a exponer algunos ejemplos prácticos:

1. Caso 1: Un usuario ha contratado una tarjeta revolving con una entidad financiera y, tras varios meses pagando las cuotas mensuales, se da cuenta de que le están aplicando unos intereses abusivos. Decide reclamar y, tras contactar con la entidad financiera, no obtiene una respuesta satisfactoria. En este caso, deberá acudir al Banco de España y presentar una hoja de reclamaciones detallando los hechos y solicitando la nulidad del contrato.

2. Caso 2: Un usuario ha contratado una tarjeta revolving que le está generando una gran deuda. Tras investigar el contrato, descubre que los intereses que se están aplicando son desorbitados y decide reclamar. En este caso, deberá contactar con la entidad financiera por escrito y solicitar la nulidad del contrato, junto con la devolución de los intereses que haya pagado de más. Si la entidad no acepta la reclamación, deberá acudir al Banco de España y presentar la reclamación correspondiente.

Conclusiones

Reclamar una tarjeta revolving es fundamental si consideramos que, en muchos casos, los intereses que se aplican son abusivos y superan con creces los límites establecidos por la ley. Por esta razón, es posible reclamar la nulidad del contrato y solicitar la devolución de los intereses pagados de más.

Para reclamar una tarjeta revolving, es importante contar con toda la información relativa al contrato, contactar con la entidad financiera y, si no se obtiene una respuesta satisfactoria, acudir al Banco de España y, en última instancia, presentar una demanda judicial.